Logo

MUNDO DE CHOCOLATE

icono nacional de chocolates
Compartir:

MARACUYÁ Y CHOCOLATE, combinación triunfadora.

“Amoracuyá”, el helado ganador en Gelato Tour América, fue el resultado de una mezcla de maracuyá y Chocolate Cordillera.

Daniela Lince es una paisa de 24 años que a pesar de su corta edad, tiene una larga trayectoria en el mundo del Gelato. Una historia que comenzó con un interés adolescente y que aunado al estudio y al talento, la han llevado a ser una profesional reconocida a nivel mundial.

El año pasado, obtuvo el primer lugar en el campeonato denominado Gelato World Tour América y este año consiguió el tercer lugar en el Campeonato Mundial de Helados, celebrado en septiembre, en la ciudad italiana de Rímini.

La joven antioqueña se ha destacado por realzar sabores propios de nuestro país. Es así como dentro de sus mezclas favoritas se destacan los sabores cítricos y dulces, donde el chocolate no puede faltar.

Además de la calidad, Daniela ha encontrado en la marca Cordillera de Compañía Nacional de Chocolates, atributos propios de la mezcla de cacaos híbridos de origen colombiano que logran una mezcla perfecta con las frutas ácidas de diferentes regiones del país. Combinaciones que usualmente utiliza la heladera para lograr sus fórmulas, sabores únicos, difíciles de olvidar.

 

 ¿Por qué confiaste en Chocolate Cordillera para desarrollar los productos con los que participaste en eventos de tan alto nivel?

Antes de utilizar Cordillera como materia prima para los helados con los que participé en los campeonatos, ya conocía la marca. Varios de sus productos los había aplicado en mis helados anteriores, todos mis prototipos habían sido creados con chocolate de Compañía Nacional de Chocolates. Básicamente lo elegí por el sabor y la calidad.

¿Cómo te ha aportado la marca Cordillera para que tus propuestas en el mundo sean diferenciales?, ¿cómo te sentiste con la asesoría de Compañía Nacional de Chocolates, en cuanto al manejo técnico del chocolate?

Compañía Nacional de Chocolates hace un acompañamiento y una asesoría técnica muy completa. El equipo técnico me ha asesorado en lo que yo como heladera debo conocer en cuanto al manejo del chocolate. Esto es, saber la cantidad de chocolate que necesito, qué cantidad de grasa es la adecuada, cuáles sabores son más fuertes o más amargos o cuál es el porcentaje ideal para cada aplicación. Además, más allá de la materia prima, también me han apoyado cuando necesito hacer ensayos. Un acompañamiento técnico para la correcta utilización de la materia prima. Has tenido la oportunidad de conocer chocolates de diversos lugares del mundo.

¿Qué propuestas de valor encuentras en el chocolate colombiano?

Además de conocer chocolates de otros lugares del mundo, he tenido la oportunidad de hacer helados con esos productos. Sin embargo, el chocolate de Compañía Nacional de Chocolates tiene propuestas de valor que no se comparan. Por ejemplo, la línea Premium tiene notas frutales y florales que son perceptibles en el chocolate, pero le dan el toque perfecto al producto final. Cuando yo llevo mi chocolate para otras partes del mundo, a las personas extranjeras les causa especial curiosidad y sorpresa, lo prueban y quieren saber más.

¿Cuál es la importancia que tú destacas de servir a nuestras raíces, a través de la utilización de productos nacionales?

Yo soy colombiana y tengo muy arraigada la creencia de que uno tiene que apoyar lo que es propio, lo de origen. Además de eso, sé que Colombia está dentro de los 9 países más importantes en producción de cacao. Detrás del chocolate hay grandes

historias de cacaoteros de mi región y si bien, dichas historias no han sido el factor principal para que yo utilice Cordillera para la creación de mis helados, me satisface saber que el cacao es sostenible y que muchas familias se benefician con su producción. Es un valor agregado muy importante para la calidad y el sabor de la marca.

¿Qué características tuvo este chocolate que te permitió lograr el sabor que querías darle a tus helados?

Yo utilizo dos líneas de Cordillera: Cocuy al 70 por ciento y Sumapaz al 65 por ciento. Este último lo uso para los decorados del helado, porque tiene un sabor dulce y no es tan amargo como otros chocolates que he probado con el mismo porcentaje de cacao. Esta línea tiene un toque más frutal y mi línea en heladería está enfocada a frutas tropicales. Por su parte, el chocolate Cocuy lo utilizo para hacer el helado de chocolate, porque obtiene el sabor perfecto. Logra el equilibrio. Un sabor fuerte, sin ser amargo. Ya le tengo confianza para usarlo como sabor principal o secundario en el helado de maní con chocolate y en el de avellanas. El chocolate sin duda, es un sabor que te apasiona

¿Cómo ha sido esa relación que tienes con este producto?, ¿qué le aporta a tus innovaciones?

En el mundo heladero, cada persona se va perfilando por determinados sabores. Así, me he dado cuenta de que una de mis líneas de sabores, indudablemente es el chocolate. Muchas veces, cuando alguien me dice: “Daniela, ve pensando en la creación de un helado”, lo primero que se me viene a la cabeza son frutas y chocolate. Luego pienso en infusiones y otro tipo de cosas. Las frutas y el chocolate son los sabores que a mí personalmente me apasionan y me identifican, puedo hacer una combinación de chocolate con moras silvestres o gulupa, una fruta típica del Huila; o un helado netamente de fruta con un crocante de chocolate o chocolate en hojuelas, partido dentro del helado. En Colombia, tenemos frutas muy ácidas y fuertes, por lo que el chocolate es mi aliado, me ayuda en lograr el balance en estos helados frutales, porque corta el sabor y la gente así, no se hostiga ni se cansa.

Con ello, Daniela obtiene sabores ganadores que le aportan a sus creaciones, sabor, aroma y consistencia. Ella tiene claro que utilizar materias primas con altos estándares de calidad, le permite apuntar al perfil sensorial de los amantes del helado, lo que la ha convertido en una movilizadora y representante del país en el mundo del Gelato.