Logo

MUNDO DE CHOCOLATE

icono nacional de chocolates
Compartir:

LOS 6 POSTRES QUE MARCARON LA HISTORIA

Te invitamos a conocer la historia que hay detrás de los postres más conocidos.

Postres que marcaron la historia

Los postres franceses más famosos son una delicia al paladar. Muchas de las recetas que conocemos hoy han acompañado a la civilización casi desde sus comienzos y provienen de distintos lugares.  

Tiramisú:

El origen de este postre tiene muchas versiones. La primera versión fue llamada Zuppa inglese que se ofreció al duque en Toscana, otros hablan de los burdeles en Venetto donde lo ofrecían a los clientes como afrodisiaco, allí recibió el nombre de “te tira su” (“tirar arriba”). Su receta básica contiene: una base sólida como galletas o bizcochos, huevos, queso, café y cacao espolvoreado al final.

Cheesecake:

Su origen se remonta a la antigua Grecia donde era alimento para los atletas de los Juegos Olímpicos. Consistía en queso con miel y harina. Los romanos adicionaron huevos y lo prepararon en hornos. La receta acompañó la expansión del imperio Romano y se fue modificando de acuerdo con el lugar donde llegaba. Finalmente en el siglo XVIII empezó a tener el aspecto que hoy conocemos. 

Tarta Sacher:

El joven ayudante de cocina Franz Sacher la inventó en 1832. Él la ofreció al príncipe Klemens Wenzel Lothar von Metternich cuando estaba a cargo del restaurante donde trabajaba. A diferencia de otros postres, esta tarta no ha sufrido modificaciones: consta de dos mitades de bizcocho de chocolate unidas por una capa de mermelada de albaricoque, algunas veces se acompaña con crema chantilly.

Baklava:

Es un pastel cuyo origen se remonta a la Mesopotamia y se dice que los asirios la preparaban para ocasiones especiales. Era preparado con capas de masa de pan, nueces, miel para luego ser horneado. Los griegos pusieron su aporte al preparar una masa fina como un papel llamada philo para dicha preparación. Es un postre que se puede preparar con frutos secos y está bañada con almíbar o miel. 

Crème brûlée: 

Es un postre a base de crema cuya superficie se quema para conservar su temperatura. Se habla de que en el siglo XVII François Massialot, fue el primero en prepararla, usando una plancha caliente para caramelizar el azúcar que tiene en la superficie y así impedir que se enfríe. Se dice que es la versión francesa de un postre tradicional de Catalunya llamada la crema catalana.

La repostería francesa no solo es el resultado de experiencia, sino de una larga historia detrás de cada postre.